Facilitando narrativas que cautiven a tu audiencia

¿Cómo podríamos brindar workshops o presentaciones que sean impactantes y accionables?

4 min
Comparte f in
Comparte f in

En la vida cotidiana de Researchers, UX Designers, y Strategists, nos encontramos realizando presentaciones de resultados, propuestas diseño, facilitando workshops para grupos y un sinfín de eventos que requieren de una ponencia. Como Researcher no puedo dejar de preguntarme ¿Cómo podría mejorar esta experiencia? Hoy les quiero contar una historia sobre mi camino en búsqueda de responder esta incógnita.

Érase una vez

Hace unos días me sumé en una de las iniciativas quincenales que tenemos aquí en Interactius 🎸, y planifiqué una pequeña actividad para mis compañerxs. La temática a elegir era libre, así que aproveché que tanto agosto como las vacaciones están a la vuelta de la esquina para hablar del 🎨 visual thinking 🧠 y plasmar de manera individual todo aquello que queremos lograr en el verano haciendo un tablero de visión.

A la hora de poner manos en la masa se me suscitaron varias preguntas.

  • ¿Cómo planifico la actividad?
  • ¿Qué historia quiero contar?
  • ¿Qué quiero que mi audiencia se lleve?

Estas preguntas pueden parecer aisladas una de la otra, pero desde mi experiencia están íntimamente ligadas. ¿Te preguntarás el por qué de esta relación? La respuesta yace en que al saber qué historia quiero contar puedo tomar decisiones más certeras de planificación.

Buscando a (mi) Nemo

Como les contaba al inicio, la temática elegida fue el visual thinking. En torno a esta herramienta giran tanto una pregunta — ¿Cuándo dejaste de dibujar? — y una incomodidad — no sé hacerlo — . Estas variables para el visual thinking no son un impedimento que impida aplicar la metodología: todxs podemos dibujar, ¡en nuestra niñez nos la pasábamos haciéndolo! Y por supuesto, la práctica hace al maestro. Sin embargo, mi historia hoy no va por este camino, aunque pasar por aquí era una parada necesaria 😉

Ahora bien, lo importante para mí es contarles cómo encontré la narrativa de mi actividad, para que ustedes puedan lograrlo en sus workshops, presentaciones, o donde lo necesiten. Y también qué debe tener para que genere emociones y engagement con quien la recibe.

En primer lugar sumergirse de lleno en el tópico y entrar en modo investigación profunda. Escuchar cuáles son las problemáticas frecuentes, las dudas que siempre rondan, para dar con lo que quiero contar 🎯. En este caso, esa pregunta y esa incomodidad fueron mi estrella polar.

En segundo lugar ir a lo humano y emotivo de esa narrativa. Planificamos actividades y contamos historias para personas. Es vital conmoverles y mantenerles enganchados para que su foco esté siempre atento y disfruten de lo que tenemos para ofrecerles.

Por último, narramos y planificamos para lograr un cambio, no lo hacemos con un sinsentido o por amor al arte (bueno, esto último puede ser).

Tanto en la narración como las dinámicas de workshops tenemos que tener en claro que nuestra audiencia está acá para llevarse algo que los empuje a accionar, que los mueva al cambio.

En el caso de esta actividad quería que se lleven una herramienta que sirva para hacer tangible y llevar el deseo a la acción. Pero si fuera una presentación de resultados, un kick-off, qué quiero lograr?

Estos tres puntos son los pilares que me guían, no solo en las dinámicas, sino en todo aquello que quiero contar.

Finalmente, con las variables sobre la mesa fui encontrando mi narrativa y mis dinámicas drivers para la actividad. Encontré a mi nemo. Por un lado, el camino de la niñez a la adultez y su vínculo con el dibujo, y por el otro, herramientas que eliminen ese miedo y que nos haga ver que todxs podemos dibujar.

“Saber qué historia quiero contar me habilita a tomar decisiones más certeras de planificación.”

La verdad está ahí afuera, pero también acá adentro.

En mí narración quería cerrar con una frase que sea realmente inspiracional, movilizante, y — también — graciosa. Mi instinto fue pensar en Art Attack, una serie televisiva emitida entre los 90’s y 00’s donde se convertía a lxs niñxs en grandes artistas, como refuerzo narrativo.

Los refuerzos son excelentes potenciadores por varias razones:

  • Nos ayudan a expresar y asentar aquello que queremos decir y lograr en nuestras actividades o presentaciones de resultados.
  • Acortan brechas e Inspiran: generan emociones, y acercan a la audiencia mucho más a la problemática en cuestión.

Pero ¿dónde están estos refuerzos? En tus consumos culturales: en los manga o libros que leas, en las series, anime, o películas que devores un fin de semana, en un vinilo que escuchaste un jueves por la tarde noche luego de un día agotador. ¡Que no te avergüence nada! Si tu refuerzo es un extracto de un anime, o un dibujo de tu niñez, mejor que mejor: la clave es traerlos con sentido para que cumplan su cometido. Acá tambien está tu valor como profesional, no te olvides de ello.

Art attack
La imagen del show fue extraída de google: créditos a quien corresponda.

Closing Time

Espero que este brevísimo texto sirva de cara a tus dinámicas y workshops, presentaciones de resultados, a que puedas contar tu jam, tu manera de contar una historia y planificar una actividad, de una manera efectiva.

Antes de cerrar me encantaría dejarte algunas preguntas para que reflexiones:

  • Del tema que vas a tratar, ¿puedes identificar esas preguntas que se repiten?
  • ¿Qué refuerzos encuentras que puedas aplicar en tus narrativas?
  • ¿Cómo comunicas los cambios que buscas?
  • ¿Testeas tus dinámicas o haces un piloto de tus presentaciones?

Gracias por llegar hasta acá.

Thanks to Bruno Annetta and Fausto Camacho. 

4 min
Comparte f in
Comparte f in