¿Cómo puede ayudar a tu empresa la UX?

La investigación de usuarios y el diseño estratégico de productos y servicios pueden resultar la clave del éxito de tu negocio.

6 min
Comparte f in
Comparte f in

A continuación explicaré algunos beneficios que aporta la Experiencia de Usuario (UX) en relación a diferentes necesidades y situaciones que puedas encontrar en tu empresa, ya seas Director/a de Empresa (CEO), de Marketing (CMO), de Tecnología (CTO) o de Recursos Humanos (CHRO); emprendas una Startup o un nuevo negocio; o lideres proyectos de diseño de productos o servicios.

A todos vosotros, considerar la UX puede ayudaros a conseguir vuestros objetivos profesionales.

¿Qué es la Experiencia de Usuario (UX)?

Antes de nada, es necesario explicar qué es la Experiencia de Usuario. Resulta todo un reto explicarlo brevemente, pero resumiendo, tiene mucho que ver con el diseño estratégico de productos y servicios.

Podemos definir la UX como:
Disciplina dirigida a (re)diseñar de manera óptima productos y servicios con el objetivo que la experiencia de las personas que los usan o consumen sea la mejor posible.

De este modo, la investigación acerca de las necesidades, motivaciones, frustraciones de estas personas es crucial. Y de la misma forma, desde una óptica de negocio o profesional, se entiende la importancia de la UX cuando estas personas son mis clientes o empleados.

A este punto, tiene que quedar claro que la Experiencia de Usuario va más allá de mejorar el “uso” de productos digitales. No se trata sólo de diseñar productos usables, sino de investigar, idear y definir estrategias de negocio con la ayuda de la información que nos aporta la investigación de usuarios.

Metodología de Diseño Centrado en el Usuario | Interactius

Seguidamente voy a explicar algunos ejemplos en los que el uso de diferentes técnicas y estrategias de la Experiencia de Usuario puede ayudar a los diferentes profesionales y empresas a mejorar sus resultados y objetivos.

¿Eres un emprendedor y tienes una Startup tecnológica?

¿Cuál es tu Propuesta de Valor Única? | Fotografía de Clark Tibbs

Últimamente en Interactius nos llegan solicitudes de emprendedores que tienen una idea y la quieren llevar a cabo. Es una tendencia al alza, en gran medida porque nos encontramos en Barcelona, una de las principales ciudades europeas en el establecimiento de Startups.

Si éste es tu caso, los principales objetivos que tendrás será el desarrollo de un MVP (Mínimo Producto Viable) y levantar más inversión.

Pero antes, los inversores querrán saber cuál es el valor diferencial de tu propuesta. Buscarán en un tu producto o servicio una disrupción en el mercado, diferenciándose del resto de empresas del sector. De otra forma, te compararán con un competidor grande y te verán como uno más. En el mundo animal el pez grande se come al pequeño, pero si el pequeño tiene claro su rumbo, podrá dar un giro repentino y escabullirse.

¿Qué te puede aportar la UX?
Pues, directamente, encontrar la manera de diferenciarte, tu Propuesta de Valor Única.

Puedes comenzar realizando un estudio de la competencia, pero no bastará. Sabrás lo que ofrecen los demás, y es una información muy valiosa, pero sólo servirá para saber si realmente te diferencias.

Desde el punto de vista de la UX, lo primero que buscaremos será tratar de definir el perfil de las personas a las que vas a ofrecer tu producto o servicio. De esta manera podremos empatizar con ellas y detectar necesidades que no tienen cubiertas a día de hoy. ¿Cuáles son sus frustraciones? ¿Y sus motivaciones? ¿Qué podemos ofrecerles para solventar sus frustraciones? ¿Cómo podemos aprovechar sus motivaciones para “traccionarlo” hacia tu solución?

¿Y cómo conseguimos esta información? No tendremos más remedio que investigar al usuario final, a la persona real. Trabajaremos hipótesis con el conocimiento que tenemos y las comprobaremos mediante cuestionarios, entrevistas y otras técnicas etnográficas.

Cuando tengamos clara la Propuesta de Valor Única y definamos qué y cómo lo vamos a ofrecer a nuestro cliente/usuario, podremos desarrollar un primer MVP, y tener las ideas suficientemente claras y consistentes como para explicarlas a un inversor de manera atractiva.

En fases más avanzadas deberemos evaluar la respuesta que tienen los usuarios al utilizar el MVP o consumir el servicio, e ir revisando la propuesta de valor para ajustarla mejor a las necesidades del usuario/cliente, pero también porque nuestra competencia puede evolucionar

¿Necesitas atraer algún tipo de audiencia concreta?

Si quieres atraer a tu público, no asumas qué quiere, qué piensa o qué usa | Fotografía de NordWood

En ocasiones nos encontramos con clientes que tienen como objetivo “traccionar” algún tipo de audiencia porque detectan que sus clientes pertenecen en gran proporción a un segmento determinado de la población.

Por ejemplo, es bastante común que las empresas de seguros deseen conquistar segmentos de la población joven, que viven más al día preocupándose menos del futuro, y con hábitos de consumo diferentes a los tradicionales.

En este caso, resulta importante decisiones precipitadas del estilo:

“¡Vamos a ofrecerles una App! Como son jóvenes, seguro que les mola…”

De nuevo, desde la óptica de la UX, la solución pasa por investigar a esta audiencia sin prejuicios. Como en el caso anterior de la Startup, necesitamos saber cómo es esta “persona joven” a la que nos dirigimos. Debemos empatizar, entender sus hábitos, motivaciones, frustraciones, necesidades… y descubrir una propuesta de valor concreta.

En ocasiones la propuesta de valor ya la tenemos, pero en el ciclo de vida del servicio hay algún punto de contacto entre éste y el cliente/usuario que produce indiferencia, frustración o rechazo. No es suficiente conocer al usuario en sí, sino en contexto, y optimizar aquellos puntos de contacto que no acaban de funcionar.

¿Tienes un producto tecnológico que no obtiene suficiente conversión, o con un rendimiento bajo?

Recoger datos y testear con usuarios, claves para mejorar tu producto digital | Fotografía de Štefan Štefančík

Si estás seguro de que la propuesta de valor no es el problema, la UX también te puede ayudar a optimizar la Usabilidad y el Engagement de tus productos digitales, provocando una optimización de la conversión (CRO), una disminución de la tasa de abandono, y una gran mejora en el rendimiento del uso.

Pasarelas de pago largas y complejas, búsqueda de información dificultosa, páginas de detalle de producto demasiado cargadas y desconcertantes (o con información insuficiente), generación de informes complicada, landing pages con un mensaje ambiguo, páginas de inicio emborrachadas de información o poco útiles, bajo engagement… podría enumerar infinidad de ejemplos.

En este tipo de procesos de mejora resulta clave tener datos cuantitativos e indicadores clave (KPI’s) que nos informen sobre la evolución de uso de la solución, y nos ayuden a detectar puntos donde reside algún tipo de problema que dificulta los procesos de usuario o incrementa el abandono. En el caso de una web, por ejemplo, bastaría con implementar Google Analytics o algún servicio similar.

Pero no olvides preguntar al usuario directamente. No sirve de nada saber dónde está el problema si no conoces cuál es el elemento concreto que lo causa. Para saberlo debemos preguntar al usuario, evaluando nuestro producto con él. Podremos realizar test con usuarios en remoto y presenciales.

En el caso de una e-commerce o de cualquier producto dirigido a un Call-to-Action (CTA), está claro que el beneficio que obtendremos irá relacionado con el aumento de conversiones y ventas.

En el caso de un herramienta de gestión de uso interno, como el proyecto que realizamos para Desigual, los frutos de la inversión en UX permitirán al usuario/empleado ahorrar tiempo durante la ejecución de tareas, mejorando así su rendimiento y derivando en un aumento de su productividad. A destacar también que la mejora de UX repercutirá positivamente en la satisfacción en el puesto de trabajo, potenciando la relación y percepción del empleado con la empresa.

¿Eres director/a de proyectos y tienes un gran equipo de desarrollo?

Dirigir un equipo significa facilitar su trabajo | Fotografía de Alex Kotliarskyi

En este caso incluir un equipo de diseño de UX puede ahorrarte mucho tiempo y dinero.

Supongamos que la propuesta de valor está clara. No es tu responsabilidad directa porque no eres el Product Owner o Product Manager, sino el Director de Proyectos. Tu objetivo es que el producto funcione. Y tienes a cargo tuyo un gran equipo de desarrollo, entre Front y Back-End.

Si incluimos la perspectiva del usuario en la definición funcional, no sólo conseguiremos que el producto sea más fácil de usar, sino que los desarrolladores de Front-End van a ser mucho más felices y productivos. Para ello, pondremos foco en las especificaciones de interfaz en cuanto a estructura, interacción y presentación, a través de una guía de estilos y prototipos pensados en sus necesidades.

Y no se trata de conseguir su felicidad ahorrándoles trabajo, sino permitiendo que se puedan centrar en su trabajo: desarrollar Front-End. Sólo cuando estás motivado eres realmente productivo.

¡En Interactius podemos colaborar contigo!

Seguro que me dejo muchos casos en el tintero. Pero aún así espero que con este artículo pueda haber aclarado el alcance de la UX y haya transmitido cómo te puede ayudar.

Si te interesa saber más sobre el diseño centrado en las personas y crees que podría encajar en tu proyecto, te invito a que me expliques tus objetivos profesionales o empresariales y a charlar un rato sobre cómo te podemos ayudar en Interactius, trabajando con las técnicas de la Experiencia de Usuario.

6 min
Comparte f in
Comparte f in